© 2018 by the Rights and Resources Initiative (RRI), a global coalition of 15 Partners, 7 Affiliated Networks, 14 International Fellows, and more than 150 collaborating international, regional, and community organizations dedicated to advancing the forestland and resource rights of Indigenous Peoples and local communities. The views presented on this site are not necessarily shared by the agencies that have generously supported this work, nor by all the Partners and Affiliated Networks of the Coalition. This work is licensed under a Creative Commons Attribution License CC BY 4.0. View our privacy policy,

 

© 2018 por la Iniciativa para los derechos y recursos (Rights and Resources Initiative, o RRI por sus siglas en inglés). RRI es una coalición mundial de 15 socios principales, 7 redes afiliadas, 14 miembros internacionales y más de 150 organizaciones colaboradoras a nivel internacional, regional y comunitario, que se dedica a
fomentar los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales sobre la tierra y los recursos forestales. Los puntos de vista presentados aquí no necesariamente los comparten los organismos que generosamente patrocinaron el presente trabajo o todos los socios y redes afiliadas de la coalición RRI. Este trabajo es bajo Creative Commons License Atribución Creativa CC BY 4.0.

PHOTO: Global Witness

BLOG

No abandonaremos nuestra lucha por asegurar que sus voces sean escuchadas

Ben Leather

Encargado de Campañas

Global Witness

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube - Black Circle

"Me tocó seguir los mismos pasos que mi padre, para que nos regresen nuestro territorio otra vez".

- Ramón Bedoya, Colombia

"El deseo de justicia y reparación para las personas defensoras caídas, para sus familias y, sobre todo, para que esto nunca vuelva a suceder, esa es una energía que te obliga a seguir trabajando".

- Isela González, México

"El dueño de la plantación ... debería devolver nuestra tierra ... No es solo para nuestra familia, sino para el resto de las personas que viven en la zona. Mi padre ofreció su sangre. Él dio su vida. Continuaremos".

- Marivic 'Tarsila' Danyan, Filipinas

Tres valientes activistas evidencian el poder y la resiliencia de sus comunidades

En 2017, el padre de Ramón recibió 14 disparos de un grupo paramilitar; el colega de Isela fue asesinado por un presunto sicario; y el marido, el padre y los hermanos de Tarsila fueron asesinados por el ejército. Todas fueron brutales represalias por atreverse a cuestionar intereses poderosos y la forma en que se fabrican los productos que consumimos. Aún así, sus familias, colegas y comunidades continúan defendiendo sus derechos y nuestro medioambiente.

Ellos son nuestra inspiración. Ellos son la razón por la que me levanto de la cama por la mañana. Y son la razón por la cual Global Witness publicó la semana pasada nuestro informe ¿A qué precio?.

Estamos haciendo campaña para que los gobiernos y las empresas pongan fin a las prácticas comerciales irresponsables, y mantengan a salvo a las personas defensoras de la tierra y del medio ambiente. Y puedes unirte a nosotros.

Desde el lanzamiento de nuestro informe “¿A qué precio?”, han pasado un par de semanas intensas

La gran cobertura por parte de los medios que siguió a la publicación demuestra el interés que existe a nivel mundial, y la energía que puede aprovecharse para generar cambios. Desde su lanzamiento, más de 800 publicaciones han citado el informe globalmente, incluyendo CNNNational Geographic y El País, y nuestras publicaciones en las redes sociales han llegado a más de 6 millones de personas.

Fundamentalmente, el informe recibió amplia cobertura en aquellos países donde las personas defensoras enfrentan los mayores riesgos y, con frecuencia, son menospreciadas y estigmatizadas en los medios. En Colombia, El Espectador publicó una primera plana exclusiva utilizando nuestra investigación para demostrar precisamente por qué más del 92% de los asesinatos de personas defensoras de la tierra y del medio ambiente permanecen en la impunidad. Las y los defensores también llegaron a las portadas y a los principales puntos de venta en México, Brasil, Filipinas y Honduras.

En Londres, el Daily Mirror informó que el gobierno del Reino Unido podría haber puesto en peligro a las personas defensoras mediante la venta de programas espía a las autoridades hondureñas, justo antes de las recientes elecciones que condujeron a una violencia y represión generalizadas. Fue un claro recordatorio del papel que juegan aquellos que invierten en países donde las personas defensoras están en riesgo. El gobierno del Reino Unido afirmó que los "riesgos relacionados con los abusos contra los derechos humanos" eran un "componente clave" a la hora de evaluar la concesión de licencias.

No fueron los únicos adoptar una actitud de negación. El Presidente de Brasil cuestionó la veracidad de nuestros datos, en lugar de comprometerse a realizar algún cambio en un país que, constantemente, ha encabezado los sondeos de los peores lugares para activistas ambientales y de la tierra. Después de un año de realizar una rigurosa verificación de datos, nos sentimos obligados a responder.

Sin embargo, otras autoridades fueron más receptivas a nuestras preocupaciones. El gobierno de Filipinas dijo que estudiaría nuestros hallazgos. Hablamos con las autoridades colombianas sobre lo que se puede hacer, y representantes del Presidente Electo en México recibieron copias de los informes y acordaron hablar con las ONG  locales que trabajan en este tema.

Los rostros y las voces de las personas defensoras

 

El video de dos minutos del cineasta Leo Plunkett y el ensayo fotográfico de Thom Pierce resultaron particularmente populares entre el público en general, siendo materiales que ayudan a visualizar y explicar las luchas de las y los defensores, dando voz a quienes están en primera línea.

Las fotos y la película conmovieron al público que se nos unió el miércoles en las oficinas de The Guardian, en el evento que marcó un año de nuestra colaboración conjunta, a través de la cual periodistas del periódico complementan en tiempo real nuestros datos sobre asesinatos de personas defensoras, con historias y noticias procedentes de todo el mundo.

Leo habló sobre su visita para conocer a Maria do Socorro, activista brasileña que lucha por la justicia para una comunidad que sufre los devastadores impactos en la salud y el medioambiente, supuestamente causados por una fábrica de aluminio cercana. Luego de solo un par de días allí, él y Thom sufrieron fuertes dolores de cabeza por la toxicidad del aire; sin embargo, la comunidad ha tenido que luchar duro solo para lograr que el problema sea reconocido. Una exposición de las fotos de Thom se encuentra abierta al público hasta finales de agosto en la recepción de las oficinas de The Guardian en King's Place, Londres.

Todo esto es parte de nuestro esfuerzo para lograr que nuestro trabajo, así como las propias voces de las personas defensoras, sean más accesibles. Además, contamos con una amigable página sobre el informe, a través de la cual se puede acceder a una gama de recursos que incluye un ensayo fotográfico interactivo y recomendaciones para gobiernos y empresas sobre cómo pueden prevenir amenazas contra personas defensoras, apoyar a quienes están en riesgo y garantizar responsabilidad cuando los ataques tienen lugar.

 

Quién puede marcar la diferencia

 

A pesar de las adversidades que enfrenta, la comunidad global de personas defensoras del medio ambiente y de la tierra no va a desaparecer; sólo se está fortaleciendo. Global Witness hará campaña junto a ellas, llevando su lucha a los pasillos donde se mueve el poder y a las salas de juntas de las corporaciones. No abandonaremos nuestra lucha por asegurar que sus voces sean escuchadas. Es por eso que iremos a Brasil en septiembre y a Bruselas en noviembre: para hablar con defensores, legisladores, gobiernos y empresas; para presionar por el cambio.

Y tú también puedes jugar un papel. Las personas defensoras están muriendo por cuestionar la forma en que se fabrican los productos que consumimos. El café y la fruta en nuestras alacenas, los minerales en nuestros dispositivos electrónicos, los muebles de madera en nuestros hogares. Donde hay apropiación de tierras y devastación ambiental, hay personas defensoras que luchan para detener eso. Y, ahora mismo, eso implica graves riesgos.

Nosotros, las y los consumidores, tenemos poder. Si mostramos solidaridad con las personas defensoras y mostramos a los políticos y las empresas que no pueden contar con nuestros votos y hábitos de consumo a menos que ellos también tomen medidas, entonces podemos ayudar a mantener a salvo a valientes activistas como Ramón, Isela y Tarsila.

 

Debemos usar nuestras voces para amplificar las de las personas defensoras, señalando la importante labor que realizan y los desafíos que enfrentan a diario. Usa la tuya. Únete al movimiento y suma tu nombre a nuestra campaña, en www.globalwitness.org/defendersvoices.

 

Esta publicación de blog se publicó originalmente en Global Witness y se reproduce aquí con permiso.