© 2018 by the Rights and Resources Initiative (RRI), a global coalition of 15 Partners, 7 Affiliated Networks, 14 International Fellows, and more than 150 collaborating international, regional, and community organizations dedicated to advancing the forestland and resource rights of Indigenous Peoples and local communities. The views presented on this site are not necessarily shared by the agencies that have generously supported this work, nor by all the Partners and Affiliated Networks of the Coalition. This work is licensed under a Creative Commons Attribution License CC BY 4.0. View our privacy policy,

 

© 2018 por la Iniciativa para los derechos y recursos (Rights and Resources Initiative, o RRI por sus siglas en inglés). RRI es una coalición mundial de 15 socios principales, 7 redes afiliadas, 14 miembros internacionales y más de 150 organizaciones colaboradoras a nivel internacional, regional y comunitario, que se dedica a
fomentar los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales sobre la tierra y los recursos forestales. Los puntos de vista presentados aquí no necesariamente los comparten los organismos que generosamente patrocinaron el presente trabajo o todos los socios y redes afiliadas de la coalición RRI. Este trabajo es bajo Creative Commons License Atribución Creativa CC BY 4.0.

Guatemala

Hallazgos del informe

La Relatora Especial se sintió particularmente perturbada al observar la situación difícil de los defensores indígenas en Guatemala durante su más reciente visita oficial en mayo de 2018. Un pésimo saldo de siete líderes indígenas fueron asesinados durante y poco después de su visita. Fueron asesinados en lugares diferentes por medios diferentes: algunos recibieron disparos en la cabeza o la espalda, mientras que otros fueron apuñalados en la garganta y sus cuerpos fueron mutilados por machetes. Todos eran representantes de dos organizaciones de campesinos indígenas que abogaban por los derechos a la tierra y la participación política. Los asesinatos ocurren en un contexto nacional más amplio y peligros cierre de espacios para la sociedad civil. El presidente de Guatemala ha sido públicamente hostil con las organizaciones de derechos humanos; los proyectos de ley en el Parlamento buscan restringir el trabajo de las organizaciones no gubernamentales; y las redes sociales, impulsadas por actores privados, estigmatizan a los pueblos indígenas que defienden sus derechos, y etiquetándolos como "criminales" y "terroristas" que son "antidesarrollo".


Además, hay una creciente cantidad de cargos criminales, según los informes, de cientos, que se presentan en Guatemala contra líderes indígenas y miembros de las comunidades. La activa participación de entidades privadas en la imposición de cargos señala la colusión entre los fiscales y los jueces con empresas y terratenientes en algunos de estos casos. Durante su estadía en Guatemala, la Relatora Especial visitó a varios líderes indígenas encarcelados en represalia por su defensa de los derechos a la tierra y por sus intentos de litigar contra proyectos a gran escala en sus territorios. Se emitieron órdenes de detención por cargos imprecisos y, en algunos casos, sobre la base de testimonios de testigos no corroborados. La suspensión reiterada de las audiencias y los largos períodos de detención preventiva violan las garantías de juicios imparciales.

TESTIMONIO DE LA CUMBRE DE CRIMINALIZACIÓN DE LA
RELATORA ESPECIAL EN GINEBRA EN MARZO DE 2018

Organización

Consejo de Pueblos K’iche’ por la Defensa de la Vida, Madre Naturaleza, Tierra y Territorio (Council of K'iche' People for the Defense of Life, Mother Nature, Land and Territory)

Vocera

Aura Lolita Chavez Ixcaquic

Observaciones notables

0:00: “La situación de impunidad y la situación de vulneración de nuestros derechos es muy grave, porque no solo somos atacadas en el plano como defensoras. No tipifican los delitos como ataque, sino más bien como falta, y lo remiten a los juzgados de paz, en donde tenemos que dialogar y tenemos que ponernos de acuerdo o conciliar con los perpetradores. Entonces, esto se está dando mucho en Guatemala. Y por otro lado, cuando nos acusan y vamos a la cárcel, no solo se comete el delito de encarcelarnos, sino que más bien en las cárceles se está violando sexualmente a las compañeras. Por ejemplo, esa es una amenaza que yo tengo, porque en mi territorio no hay cárcel, entonces me tienen que trasladar a otro lugar fuera de mi pueblo, y está toda esa mafia de los policías".